Oración de la noche católica

Divino Padre, hoy estoy aquí agitada todavía por la jornada

del día, fue fuerte el trabajo que se hizo, y gracias a ti se logró el objetivo,

con mucha fuerza, energía y amor el día se llenó de alegría

 contamos con tu apoyo y presencia Señor.

Con el silencio de la noche y la tranquilidad de mi hogar, ya mas

descansado y reposado te doy gracias Señor por ser tan bueno

y generoso conmigo a pesar de que muchas veces te he fallado,

perdona mis pecados y mi mal comportamiento.

Dame tu bendición tanto a mi como a mi familia, a mis hijos,

Protégenos a todos los que conformamos este hogar.

Padre Mío perdóname por mis acciones, guíame por el camino del bien,

del amor, de la bondad, de la humildad, para ser digno de ti.

Padre Celestial, me dispongo a dormir, meditando estoy

elevando a ti mis ruegos y plegarias para decirte que TE AMO

con todas las fuerzas de mi corazón,

dale a mi alma tu misericordia, me entrego a ti

padre mío, protege mi sueño,

 mi cuerpo y alma son tuyos Señor.

me siento solo, tu eres mi luz.

Protégeme de malos sueños

Cuida mi sueño y acompáñame toda la noche, con tu presencia

es más que suficiente para estar en paz.

Dios Misericordioso, líbrame de las fuerzas

del mal, que logre tener un sueño maravilloso y reparador.

Gracias te doy Señor porque siempre estás conmigo y en especial

esta noche en que me siento como abatido.

Padre Celestial dame valor, energía y fortaleza para levantarme

y empezar un nuevo día con mucho brío, alegría y voluntad,

Soy tu siervo, tu fiel servidor, tómame de tus manos, soy un humilde

pecador, condúceme por el camino de la claridad, del amor.

Oh- Padre Celestial, estoy cansado, es el momento de cerrar

mis ojos y tratar de dormirme rápido, dormir relajadamente, te amo Señor

infinitas gracias te doy por estar siempre a mi lado,

Amén.

En la tranquilidad de la noche y en el silencio de nuestra casa nos conectamos con Dios, creando lazos afectivos que nos permiten hablarle con mucha sinceridad, con la verdad verdadera, en donde nuestros ruegos sean sinceros para que puedan ser escuchados por nuestro Señor.

¿Es importante realizar una Oración de la Noche?

Sí, es importante porque mediante ella tenemos una conexión con Dios que nos permita agradecer por todas las cosas buenas y malas que en el transcurso del día hemos vivido. Esta comunicación debe ser una constante, es decir debemos hacerla todas las noches o en cualquier momento, después de desocuparnos de todas nuestras actividades diarias, una vez que estemos relajados en nuestra casa procedemos a hacer una evaluación del día, que hicimos, que dejamos de hacer, como fue el balance, para efectos de hacer correcciones y estar bien en ese aspecto del trabajo.

Indudablemente todo conlleva a pedirle a Dios que nos ayude, que nos de fuerza, energía, constancia, sabiduría y es allí cuando en la tranquilidad de la noche y en el silencio de nuestra casa nos conectamos con Dios creando lazos afectivos que nos permiten hablarle con mucha sinceridad, pedirle que nos proteja, que nos guíe en cada uno de nuestros actos y acciones,

La oración de la noche es la forma más expedita para conectarnos con Dios.

¿Por qué una Oración de la Noche Católica?

Bueno, debemos entender que así como hay oraciones de la noche católicas también hay oraciones de la noche cristianas, el tema es que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a decir una oración antes de conciliar el sueño, estamos acostumbrados a transmitirle a Dios nuestros ruegos, plegarias y oraciones, dándole gracias también por todo lo bueno que él ha sido con nosotros, con la esperanza de ser escuchados y de que va a interceder para que se nos den las peticiones hechas. Debemos entender que para hablar con Dios no requerimos de un lugar específico lo podemos hacer en cualquier lugar y momento pero la noche se presta porque hay silencio, mayor energía positiva en el ambiente y estamos más relajados.

Si nuestras oraciones y plegarias se hacen con amor, con confianza en lo que se dice, con seguridad en la palabra, con convicción y sobre todo con fe, Dios te oirá, te escuchará y te ayudara a solucionarlo; debemos hacer las cosas con amor, pensando también en el prójimo, debemos aprender a reconocernos los unos a los otros, ayudarnos, ser solidarios, en estos momentos en que la sociedad se encuentra dividida, es oportuno una oración pidiendo a nuestro Dios que desaparezca el odio, el rencor, la ira, el oportunismo, en fin, es necesario que el hombre reflexione y busque a Dios, busque paz espiritual, que actué con amor al prójimo, que sea humilde y bondadoso, que preste su ayuda al necesitado y no solo busque cosas materiales, la sociedad de consumo nos está devorando.