Oración de la noche para dormir tranquilo

Señor Dios Padre, humildemente te doy las gracias

por haberme permitido terminar este día

bajo tu protección, por escuchar mis oraciones

por lo que me has dado en la vida

por tu cuidado amoroso, tu guía bondadosa

y tus abundantes bendiciones.

Te pido señor dale aliento a mi espíritu,

Vigor y fuerza a mi cuerpo y ganas de vivir,

Usted sabe quién soy yo,

He trabajado fuertemente, soy padre y madre

de mis hijos, he luchado por salir adelante

toma mi mente y dale tranquilidad, en esta noche

se que vas a estar conmigo, quédate y dame tu bendición.

La noche de hoy, en tus brazos me acuesto,

Te dejo mis cargas, mis tristezas y mis pesares

No hay mas nadie en quien yo pueda confiar.

Señor mío, gracias por la fuerza y la energía,

que tú me das para cumplir con mis deberes en el trabajo

y también en mi hogar, gracias por tan hermosa familia

por estar junto a mis seres queridos, por ese regalo de la vida

que son los hijos, te pido tu protección.

te suplico señor que tu tranquilidad me arrope esta noche,

que mi casa sea protegida por tus ángeles,

aleje todo mal de mi alrededor,

las personas envidiosas y todo aquel

que nos quiera hacer daño,

gracias por el amor infinito que nos das,

dame tu bendición para descansar a plenitud y tranquilidad.

Concédeme un sueño placentero y reparador

que me permita renovar mis fuerzas y

renovar un espíritu integro en mi proceder,

Perdona mis pecados y mi ingratitud cuando

me alejo de ti, a partir de ahora Señor.

Quiero que acompañes mis pasos y

me guíes como lo has hecho siempre

te lo pido con humildad.

conviértete en mi acompañante de cada día

Mi amigo, mi mejor amigo, mi Padre

Al terminar este día Señor, me entrego al descanso

Te pido perdón por las ofensas, me siento arrepentida,

Aléjame de las personas toxicas, cura mis heridas

Y que mañana al levantarme vuelva los ojos hacia ti,

Amén.

Es nuestro deber agradecer a Dios por cada día que nos regala.

Después de una jornada de trabajo o cualquier otro tipo de actividad realizada en el día es merecedor un buen descanso y relajarse antes de dormir. El descanso es un remedio, un componente de bienestar, desde el punto de vista físico y mental, a la hora de dormir la tranquilidad es fundamental, hay que evitar todo tipo de discusión, evitar revivir los conflictos, hay que darse un espacio, relajarse, meditar y rezar antes de dormir es muy importante y necesario.

Cuando dormimos nos encontramos en un estado donde no somos capaces de movernos, pero nuestro cuerpo sigue activo al igual que nuestro cerebro. El dormir o descansar es un proceso biológico y natural en donde nuestro cuerpo recupera las energías gastadas a lo largo del día, recopila y almacena la información aprendida y nos mantiene saludables..

Es importante hablar con Dios cada día antes de dormir.

Antes de irnos a dormir hay que hablar con Dios, nuestro creador él nos va a escuchar a través de nuestras oraciones, en las cuales debemos agradecer por todas las bendiciones recibidas durante el día y también para pedirle perdón por los pecados cometidos y que nos ayude a seguirle fiel, durante nuestro sueño nos permita descansar el cuerpo, alma, corazón, espíritu y mente.

Cuando rezamos le decimos a Dios que confiamos en él.

Cuando llega la noche y nos disponemos a ir a la cama a dormir, a descansar para estar fresco y cargado de energía para el otro día, es importante reflexionar acerca de lo que paso ese día, como nos fue, la familia e hijos, la protección divina, como está la relación con Dios, entonces es el momento de la oración de la noche, momento en que se logra despejar la mente de toda preocupación y tener una conexión especial con Dios. Orar antes de irnos a descansar es saber que Dios nos mantendrá cubierto tanto conscientes como inconscientemente. Es un momento especial para interceder por otros, pedir perdón por los pecados cometidos durante el día, hablar con el corazón en la mano delante de Dios pidiendo su ayuda y protección. Dios escucha la oración sincera solo se necesita de un corazón bueno para buscar la presencia y el amor de Dios, el siempre estará atento a las plegarias de quienes lo buscamos.