Oración de Tobías y Sara en la noche de la bodas

Oh- Padre Mío, te pido con fervor controla mis emociones,

deseos y malos pensamientos, sobre todo los pecaminosos,

que perturban mi mente y no permiten que piense con claridad.

Padre mío veo a Sara como una hermana,

aunque sea mi prometida no puedo abusar de ella,

hasta que estemos casados, me reprocho yo mismo,

no lo puedo creer, esta bella, hermosa, sensual,

pero no estoy formado con principios cristianos y no lo voy a violar.

Estamos, faltándote a ti Señor, no lo concibo,

mucho menos lo entiendo va en contra de mis principios cristianos

y como tal prefiero obtenerme ante de faltarte Señor,

es muy grande la tentación, no voy a permitir

que el maligno influya en mi mente.

Padre tu eres el creador del cielo y de la tierra y creaste

a Adán y a Eva, los uniste en pareja para que se procrearan

y se multiplicaran bajo tu consentimiento.

Yo bajo tus principios Señor, esperare la noche de la boda

con Sara para consumir el matrimonio,

para mí lo más importante en la unión,

es el entendimiento como pareja que debe de existir,

el sexo es fundamental pero no es lo más importante,

prefiero estar en comunión con usted Señor.

Gracias Señor por darme claridad y conciencia del paso

que vamos a dar, seremos felices y estaremos unidos

hasta que usted Señor lo disponga, tanto Sara como yo,

y eso se lo hice entender a ella, que es más importante

recibir tu Santa Bendición en la noche de la boda puros.

Amén.

¿Cuál es el mensaje de Dios a través de Tobías?

Son varias las enseñanzas que nos da Tobías en la noche de su boda, cuando un hecho se da es porque la ley de la naturaleza así lo permite, la Ley de Dios y los tiempos de él son perfectos, no hay que andar apresurándose en todo. En este caso hay momentos, situaciones, que no podemos cambiar el destino, lo que va a ser para uno llega, todo tiene su momento. Esta oración de la noche de Sara y Tobías te ayudará a comprender sus enseñanzas con más devoción.

Tobías, hombre de mucha fe en Dios, creyente, que no se dejó llevar por la tentación de la carne, por el libido, dio fiel cumplimiento lo escrito en la Ley de Moisés y el cielo, son tan elevados los principios y valores de Tobías, que tampoco aceptó tomar y beber antes de ir a acostarse con Sara, si lo hubiera hecho iba a correr con la misma suerte de los anteriores pretendientes que al ofrecerle comida y bebidas y Sara esperando en el cuarto, pues nada se ponían a tomar y beber y al no estar “puros” para la unión matrimonial morían.

Tobías, no se dejó llevar por las tentaciones, tanto de la carne, como de los vinos, él esperó y así lo hizo, a partir de ese momento el tomo a Sara y le hablo diciéndole, que a pesar que su madre se la dio como esposa esa noche debían dormir en cuartos separados, y así fue, Sara pensó que Tobías la había rechazado se puso a llorar, su madre entro y la consoló diciéndole que esas lagrimas se iban a transformar en felicidad y alegría porque Dios lo había dispuesto de esa manera.

Tobías, nos enseña que no debemos andar en el mundo fornicando, las cosas llegan solas y es por eso que Tobías con un control mental y un poder de convencimiento para sí mismo rechaza la oferta y decide dormir esa noche en camas y cuartos separados, para él la unión de pareja es algo serio, no es tomarla, usarla, él lo ve como la unión de dos personas para construir un verdadero matrimonio.